La vía de la claridad y la vía Groucho Marx

“Devolverlo a la política”. Así lo explicitó Pere Aragonès en la introducción de su discurso en el debate de política general: devolver la enquistada crisis constitucional a la esfera política, deshaciendo el nudo penal de 2017 y así encarrilarla a través de la política, al separar el independentismo institucional de la tentación unilateral. Esa es la vía que caracteriza la presidencia de la Generalitat, inscrita en la decisión estratégica que adoptó Esquerra cuando empezó a digerir el colapso posterior al 1 de Octubre, del que ahora van a cumplirse cinco años. No es una vía fácil. Para los intereses del partido es arriesgada. Defrauda a un movimiento social hoy agriado y dentro del cual habita su principal base electoral. Facilita la demagogia boicoteadora del partido con el que paradójicamente gobierna. Implica ofrecer únicamente palabras y no progresos porque el problema catalán es, como mucho, secundario para la agenda del Gobierno español. Pero en ERC se ha asumido la realidad, es decir, que no hay otra vía.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «La vía de la claridad y la vía Groucho Marx»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.