Las principales exigencias de Vox en el pacto entre Mañueco y Gallardo no se han ejecutado dos años después de su alianza

Todo comenzó con un tuit y terminó en el primer gobierno autonómico PP-Vox. Francisco Igea (Ciudadanos) secundaba a Alfonso Fernández Mañueco (PP) en Castilla y León todavía a las nueve de la mañana del 20 de diciembre de 2021. Un minuto después, se enteró durante una entrevista en Onda Cero, donde defendía la coalición, que Mañueco rompía la baraja por Twitter: echaba a los consejeros de Cs, disolvía las Cortes y convocaba elecciones. “¡Qué cojones piensa sobre los ciudadanos!”, estalló Igea. Las urnas hablaron a principios de 2022: el PP no tenía el músculo ansiado para gobernar en solitario e irrumpía Vox. El pacto, tras apurar plazos cortejando, inauguró los acuerdos entre ambos partidos. Hace dos años del viraje y Castilla y León ha atravesado por frecuentes polémicas, aunque las principales exigencias ultras no se han ejecutado. La alianza se ha replicado en más regiones tras las últimas elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo de 2023, mientras en que en la coalición pionera, cuyos ecos llegaron a ser objeto de controversia en Bruselas por ser la primera alianza del principal partido conservador español con la ultraderecha, vuelven las especulaciones tras retrasarse los Presupuestos de 2024.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Las principales exigencias de Vox en el pacto entre Mañueco y Gallardo no se han ejecutado dos años después de su alianza»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.