Las mil caras de la estafa digital enraízan en San Fernando

El Zacha es un chaval más de la calle en San Fernando. Un tipo de 20 años, procedente de una familia de clase media, que un buen día se torció y se enganchó al consumo de diversos estupefacientes. Podría haber financiado sus adicciones a golpe de tirones, descuidos o robos de poca monta en esta ciudad gaditana, pero apostó a caballo seguro: las estafas informáticas. Empezó como una mula más, la policía lo pilló tantas veces hasta hacerse viejo conocido y, al final, se montó su propia organización delictiva diversificada: lo mismo fingía ventas en plataformas de segunda mano que timaba con falsos alquileres vacacionales o engañaba a sus víctimas con argucias para extraer efectivo sin tarjeta en cajeros a través de la plataforma de pago HalCash.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Las mil caras de la estafa digital enraízan en San Fernando»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.