Veinte años de Bambi y el dóberman

A todos nos enamora la figura del estadista senior pero cabe preguntarse si su perfil no pertenece más bien a la literatura de género utopista. Tony Blair es hoy menos popular que la caza de las ballenas. Cuando murió Berlusconi, hubo que hacer orfebrería homilética para decir y no decir que fue buena persona. Y lo mejor que se puede afirmar del currículum de Sarkozy es que carece de antecedentes penales. Tampoco la popularidad de un exmandatario implica a la fuerza nada bueno: lo acabamos de ver con Trump en Iowa.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Veinte años de Bambi y el dóberman»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.