Pegasus, al desnudo: un intruso silencioso y con botón de autodestrucción

“Pegasus fue desarrollado por veteranos oficiales de las agencias de elite para proporcionar a Gobiernos nuevas formas de interceptación en el campo de batalla de la ciberseguridad”. NSO Group, la firma israelí que vende el programa espía más potente del mundo, exaltaba así las bondades de su sistema estrella en 2015 en un folleto dirigido a sus clientes potenciales: jefes de servicios secretos, policías y ejércitos. La carta de presentación de Pegasus revela la singularidad de una tecnología que ofrece al organismo gubernamental atacante ―NSO sostiene que solo vende a entidades públicas— distintas garantías para colarse en silencio y sin despertar sospechas. Entre ellas, una suerte de botón del pánico para “autodestruir” el virus si el intruso llega a la conclusión de que ha sido detectado.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Pegasus, al desnudo: un intruso silencioso y con botón de autodestrucción»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.