El negocio que se urdió con los inmigrantes que mueren en el mar: “Se los habrá comido una ballena”

“Les dimos los dirhams, y nos dijeron que hablaríamos con nuestros hijos, pero nadie llamó”. Medjou Dakha, una mujer argelina de 70 años, perdió el contacto con el menor de sus hijos el 7 de octubre de 2020, cuando este se embarcó en una patera con otras 13 personas. Salieron de Arzew, en el noroeste de Argelia, y desaparecieron en el camino hacia las costas almerienses. La búsqueda emprendida por las familias fue desesperada e infructuosa, hasta que encontraron un hilo del que tirar, el Centro Internacional para la Identificación de Migrantes Desaparecidos (Cipimd), una ONG española que, desde 2017, se presenta como una alternativa extraoficial para identificar y buscar a los muertos y desaparecidos en el mar. Madres, tíos y cuñados llegaron a pagar a la ONG por información que les llevase hasta sus parientes, pero aún esperan respuestas. “Solo quiero ver a mi hijo antes de morir”, suplica Dakha.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «El negocio que se urdió con los inmigrantes que mueren en el mar: “Se los habrá comido una ballena”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.