Quemados en la hoguera de la política

La política se ha vuelto una bomba de racimo, un combustible de primer orden que está quemando a numerosos políticos de una generación vapuleada por el ruido, las redes y las acometidas furiosas y sin filtros de sus enemigos, rivales y una nueva categoría de esta era: los odiadores. Las puñaladas existieron siempre, las luchas internas también y la guerra sucia es tan vieja como el poder, pero las redes han multiplicado la velocidad de unas operaciones de acoso y derribo en las que medios dudosos y causas judiciales de escasa solvencia arrojan el combustible necesario para acelerar la hoguera. ¿Se ha hecho invivible la política? ¿Por qué se están quemando políticos como António Costa, Jacinda Ardern o el propio Pedro Sánchez? Numerosos casos han puesto en evidencia la ferocidad de un fuego para el que los políticos ―las personas que son más allá de sus cargos— no tienen tantos superpoderes como si la gobernanza fuera un cómic.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Quemados en la hoguera de la política»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.