Las 48 horas al límite en Esquerra Republicana tras el fiasco del 12-M

En solo 48 horas, Oriol Junqueras pasó de defender su continuidad en la presidencia de Esquerra Republicana a aceptar renunciar a ella bajo la advertencia que, si nota el aval popular a su liderazgo, se presentará a un congreso en noviembre para recuperarla. Quedan cinco meses para que se celebre ese cónclave extraordinario y diversas voces consultadas por este diario aceptan que los eventos de estos últimos días se viven con sentimientos encontrados. El factor emocional lo envuelve todo tras los malos resultados del partido, la renuncia —ni que sea temporal— de Junqueras y el adiós definitivo de la secretaria general, Marta Rovira además del que ha sido su coordinador nacional y presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. “No se rompe el partido, pero toda esta situación te hace sentir incómodo”, resume un miembro de la Ejecutiva, refiriéndose a la grieta abierta entre el entorno de Junqueras, que aunque se marche en junio quiere volver, y quienes abogan sin paliativos por renovar caras. La reunión de más de cuatro horas de ese órgano, el pasado miércoles, certificó que hasta su número dos, Marta Rovira, comparte la apuesta renovadora.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Las 48 horas al límite en Esquerra Republicana tras el fiasco del 12-M»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.