Mentiras y financiación autonómica

Para defender la ley de amnistía, Pedro Sánchez declaró que hacía de la necesidad virtud. En realidad, presentaba la necesidad personal como virtud común. Es lo que ha ocurrido con el debate de la financiación autonómica. Surge únicamente por las negociaciones para formar Gobierno en Cataluña. Como hay que entenderlo todo al revés, la prueba más clara es que el presidente ha desvinculado la financiación de la investidura de Illa. Uno de los bulos del procés fueron los 16.000 millones de euros anuales de déficit del Estado con respecto a Cataluña: una mentira desmontada por Josep Borrell y Joan Llorach en Los cuentos y las cuentas de la independencia. Ahora las demandas son el cupo (Esquerra), la gestión del 100% de los tributos (Junts) o la “singularidad”, y circulan mentiras y distorsiones más discretas, que falsean cifras o aceptan marcos tramposos. Frente a las leyendas, un informe de la Federación de Estudios de Economía Aplicada publicado en enero de este año criticaba el sistema de financiación autonómica. Sus problemas principales, decía, eran de transparencia y de responsabilidad. Murcia, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha están infrafinanciadas; no es el caso de Cataluña (tercera en aportar y novena en recibir).

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Mentiras y financiación autonómica»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.