Los redactores de la Constitución no previeron blindar los actos privados del Rey

El 29 de mayo de 1978, los miembros de la Comisión de Asuntos Constitucionales abordaron el artículo 51 de la futura Constitución (56 en la redacción final), que versaba sobre la inviolabilidad e irresponsabilidad del Rey y que finalmente rezó así: “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65.2″. Durante el debate para llegar a esa redacción, los legisladores no hablaron en ningún momento de los actos privados del jefe del Estado: se centraron exclusivamente en cómo concretar quién era responsable de los actos públicos —aquellos derivados de su cargo—, los únicos que preocupaban entonces a los parlamentarios.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Los redactores de la Constitución no previeron blindar los actos privados del Rey»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.