“No podemos seguir protegiendo secretos de la dictadura. No es serio”

De la expectación a la frustración. Así ha evolucionado el estado de ánimo de historiadores, archiveros y ONG al conocer primero que el Gobierno aprobaba por fin una nueva ley de Protección de la Información Clasificada y acceder luego a su contenido. Después de reclamar durante años una reforma de la ley de Secretos Oficiales franquista, que clasificaba indefinidamente los documentos y obligaba a los investigadores a peregrinar por archivos extranjeros para conocer la reciente historia de España, el anuncio de la nueva ley abrió la expectativa de una homologación con las democracias más avanzadas.

Seguir leyendo

Algunos secretos que los historiadores llevan años esperando conocer

Investigadores e historiadores llevan años esperando que salte el candado de la ley franquista de secretos oficiales para acceder a documentas que puedan llenar lagunas o, al menos, arrojar nueva luz sobre episodios recientes de la historia de España. Al no existir un registro público de la documentación clasificada no es posible saber qué es lo que se esconde dentro de los archivos secretos, pero estas son algunas de las incógnitas que muchos de ellos desearían poder despejar:

Las bambalinas del 23-F. Durante años se ha especulado con la existencia de grabaciones de las conversaciones que Tejero mantuvo la noche de 23 de febrero de 1981 desde el Congreso y el Rey desde La Zarzuela. El único documento secreto que se conoce, el informe Jáudenes sobre la implicación del Cesid (el Centro Superior de Información para la Defensa, antecedente del CNI) en la intentona, lo recibió en mano el presidente del Consejo de Guerra que juzgaba a los golpistas. Es seguro que existen más informes del Cesid, en particular sobre la trama civil del golpe, de la que solo el ultra Juan García Carrés se sentó en el banquillo, y sobre las sucesivas conspiraciones que amenazaron la joven democracia española hasta el intento de magnicidio que la extrema derecha planeó perpetrar el Día de las Fuerzas Armadas de 1985 en A Coruña.

La guerra sucia contra ETA. Más allá de hallar la supuesta acta fundacional de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación), instrumento del terrorismo de Estado entre 1983 y 1987, o despejar documentalmente la X de su creador, los informes almacenados por el Ministerio del Interior deberían documentar muchos extremos; entre otros, los pagos realizados con fondos reservados para financiar la guerra sucia contra ETA, ya desde la etapa de UCD, o comprar el silencio de sus protagonistas, años después. Una filtración de documentos secretos, los llamados papeles de Perote, elaborados por el exjefe de la Agrupación Operativa del Cesid, permitió en su día recuperar los cadáveres de Lasa y Zabala o esclarecer las circunstancias en las que murió Mikel Zabalza, entre otros casos. 

Retirada del Sáhara. La marcha verde y el abandono español del Sahara, en noviembre de 1975, en plena agonía de Franco, siguen marcando la política exterior española y la situación de todo el Magreb. Aunque los acuerdos secretos de Madrid entre España, Marruecos y Mauritania, por los que la hasta entonces metrópoli se aseguraba seguir explotando algunos recursos de su excolonia, acabaron siendo publicados por la revista ‘Interviú’ faltan por conocer muchas de las maniobras políticas y gestiones diplomáticas que rodearon una decisión que serviría de detonante a una guerra aún no concluida.

El incidente de Palomares. La caída de cuatro bombas termonucleares en la pedanía almeriense de Palomares en 1966, tras chocar en vuelo un avión cisterna y un bombardero B-52, ha sido el más grave accidente nuclear acaecido nunca en España. La radiactividad que liberaron las bombas sigue contaminando el suelo de la zona más de medio siglo después. En noviembre de 2020, el Consejo de Ministros aprobó desclasificar, a petición de la Audiencia Nacional, el Plan de Rehabilitación de Palomares, aprobado una década antes por el Consejo de Seguridad Nuclear, pero aún no se conocen muchos informes de la época.

Negociaciones con la OTAN. Las negociaciones para el ingreso de España en la OTAN, del que se acaban de cumplir 40 años, son objeto de estudio para muchos historiadores. Hasta qué punto la entrada en la Unión Europea, el 1 de enero de 1986, estuvo condicionada a que España siguiera en la OTAN y Felipe González ratificara la decisión que había tomado en su día Leopoldo Calvo Sotelo continúa siendo objeto de debate.

Gibraltar. La presencia de la colonia británica en el sur de España ha sido un elemento distorsionador de la política exterior española. Los cables del Ministerio de Asuntos Exteriores y los informes de Defensa deberían aclarar qué papel jugó el Peñón en las negociaciones para el ingreso en la OTAN y la UE y el papel de España durante la guerra de Las Malvinas, que enfrentó al Reino Unido y Argentina en 1982, cuando un comando argentino planeó atentar contra un buque británico en el puerto de la colonia.

Sé el primero en comentar en «“No podemos seguir protegiendo secretos de la dictadura. No es serio”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.