España entra en sequía

España se ha instalado oficialmente en la sequía. La reserva de agua de España ha caído esta semana al 39,2%, el nivel más bajo desde 1995, año en que se impusieron severas restricciones al consumo humano y se desplomó la agricultura. La situación es más grave en Galicia, Castilla y León, Extremadura, Andalucía, Cataluña y Navarra por la escasez de recursos hídricos, pero también han entrado en un escenario de emergencia zonas de las cuencas del Duero y del Ebro, al tiempo que los cortes de agua se extienden. Y no hay perspectiva de mejora: va a seguir haciendo calor como corresponde en verano, no se avizora que vaya a llover con la intensidad suficiente en el trimestre que viene y los embalses bajan a gran velocidad porque hay mucho turismo y los regadíos agrícolas están disparados, precisamente para intentar que no se pierdan las cosechas. Ante este panorama, los expertos hacen dos advertencias. La del Ministerio de Transición Ecológica es que se van a ver muy afectados los regadíos y los “sistemas menores” de abastecimiento humano, aunque “no es previsible que existan grandes problemas para mantener el suministro” en las grandes ciudades. Y la de Greenpeace es que la situación va a empeorar, porque de algunos embalses ya no se puede sacar el agua que almacenan. Están muertos.

Seguir leyendo

Las restricciones de agua se extienden en zonas húmedas

Agua en barcos o camiones cisterna, cortes horarios en el suministro doméstico, cierre de duchas y fuentes públicas… Las restricciones de agua se van extendiendo en España a medida que avanza el verano y los pantanos se vacían. Los casos aparentemente más exóticos son el del País Vasco, que tiene casi llenos los pantanos de las cuencas internas, pero va a tener que llevar agua potable en barco desde la ría de Santurce para que puedan beber los vecinos de Bermeo, Mundaka, Sukarrieta y Busturia, y el de Ribadavia (Ourense) donde hay reparto de agua en garrafas. Las restricciones afectan a al menos 350.000 habitantes de Galicia y a unos 450.000 de Cataluña, donde 150 municipios ya tienen racionada el agua: 134 litros de media por persona y día. Andalucía, Galicia, País Vasco, Extremadura, Baleares, Navarra, Castilla y León, Cataluña y Aragón ya cuentan con localidades donde se han impuestos límites al gasto de agua.

De momento, ninguna gran ciudad ha sufrido cortes de suministro apreciable, aunque en Cataluña ya se preparan para afrontar esa posibilidad. Madrid, por el contrario, vive una situación de normalidad, ya que solo uno de los 13 embalses dependientes del Canal de Isabel II (El Vado) está por debajo del 40% de su capacidad. Sevilla, por su lado, tiene apalabrada la compra de agua por si en breve se encuentra con que no puede mantener el abastecimiento de la ciudad.

La estampa de las colas para aguardar la llegada del camión cisterna ya se está viendo en algunas localidades, como la catalana de Solsona, que lleva ya varias semanas con este sistema, lo mismo que en puntos de Tarragona o en Perladeda de San Román. Lejos de allí, en Huelva, once pueblos de la comarca de sierra de Aracena y Picos de Aroche, una zona tradicionalmente húmeda, están sufriendo limitaciones de entre siete y 13 horas al día. Los supermercados no dan abasto para suministrar agua embotellada. La localidad de Cumbres Mayores, de 2.000 vecinos, va a celebrar el sábado su fiesta del Día de los Jarros «de manera simbólica» por los cortes de agua. En Baena (Córdoba) se están imponiendo cortes por la noche, mientras que en varias localidades costeras malagueñas se ha cortado el agua de duchas y lavapiés de las playas, su principal atractivo turístico.

Navarra, también poco acostumbrada a la falta de agua, está sufriendo por el agotamiento de manantiales o cabeceras de río del que se abastecen muchos municipios, como los del valle del Erro, donde se han impuesto restricciones nocturnas. El problema se agravará si no se rellena el embalse de la Yesa, en estado de emergencia. Y las lluvias que podrían remediarlo van a llegar de forma torrencial: el Pirineo, Gúdar, el Maestrazgo, Bajo Aragón y el Valle del Ebro están en alerta amarilla por lluvias.

 

 

 

Sé el primero en comentar en «España entra en sequía»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.