Cuadrillas al pie de Vera de Moncayo para salvar su pueblo del incendio: “Apagábamos las llamas a mano, con la pala y las mangueras”

La vida intentaba este lunes volver a su ritmo natural en Vera del Moncayo. En este municipio zaragozano todos coinciden en una cosa: el pueblo se ha salvado gracias a los jóvenes y los agricultores que se negaron a abandonarlo. Desde el sábado, varias cuadrillas se organizaron para colaborar y trabajar junto a los bomberos. En total, unos 50 vecinos resistieron en el localidad, amenazada por un voraz incendio, junto a los efectivos desplegados. Javier Lahuerta (41 años), Julio Lahuerta (54), Antonio Casas (58), Jesús Enbid (50) y David Gil (34 años) se reúnen en la barra del bar para tomar “la primera cerveza después del fuego”. Son hombres rudos, con las manos y el rostro curtidos por el trabajo del campo. “Las hemos visto de todos los colores aquí, pero con esto te daban ganas nada más que de llorar”, afirma Casas. “La gente me pregunta que cómo ha sido. No sé explicarlo. Solo se me ocurren tres palabras: cansancio, miedo e incertidumbre”, se sincera. “Se nos ha quemado hasta el Ferrari”, dice refiriéndose a la máquina desbrozadora en un intento de levantar el ánimo.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Cuadrillas al pie de Vera de Moncayo para salvar su pueblo del incendio: “Apagábamos las llamas a mano, con la pala y las mangueras”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.