Un viajero del tren amenazado por las llamas de Bejís: “Solo había rastrojos pequeños y bajos ardiendo. El vagón era el sitio más seguro”

Cerca de una docena de personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad, el martes al saltar de un tren rodeado por las llamas del incendio de Bejís (Castellón). Solo resultaron heridos los que bajaron del tren. Más de 30 pasajeros permanecieron en el convoy. Uno de ellos fue Tomás Alhambra, de 32 años, que viajaba en el asiento 51 del primer vagón, donde se mantuvo la calma, tal como recuerda. “El pánico solo cundió en el tercer vagón”, que es en el que, según su testimonio, se abrieron las puertas y del que bajaron la mayoría de las personas que luego resultaron heridas por las llamas. Tal y como relata, el fuego comenzó a verse una vez parado el convoy junto a una zona en la que solo había rastrojos pequeños, secos y bajos, por lo que no percibió el peligro. Así se lo intentó trasmitir a sus compañeros de vagón. “El tren era el sitio más seguro”, afirma. “La gente estaba asustada y creo que conseguí calmarles. No veía problema porque tampoco entraba mucho humo”, subraya. Y añade que en ningún momento el humo fue suficiente como para considerarlo asfixiante.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Un viajero del tren amenazado por las llamas de Bejís: “Solo había rastrojos pequeños y bajos ardiendo. El vagón era el sitio más seguro”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.