Historia de un bombero en el verano del fuego: “Mi madre me pide todos los días que lo deje”

Una madre nunca se acostumbrará a que su hijo trabaje apagando incendios. Tampoco la de Manuel, nombre adoptado por los bomberos de Castilla y León que denuncian bajo anonimato su precariedad en el verano con más fuegos de esta comunidad y de toda España de los últimos años: “Me pide todos los días que lo deje”, cuenta uno de ellos. El personal de extinción se ha visto desbordado por unos meses de calor inédito y una sequía que ha convertido los incendios en un infierno donde solo ellos se atreven a entrar. No siempre salen indemnes. Un bombero murió en julio en Zamora rodeado por las llamas. Toda una advertencia para sus colegas, a quienes la vocación ata a un oficio tan crucial como peligroso: “Si te vas es como abandonar, nosotros queremos ayudar”, dice Manuel. EL PAÍS ha pasado una jornada con él.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «Historia de un bombero en el verano del fuego: “Mi madre me pide todos los días que lo deje”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.