El CNI espió a Aragonès por su relación con un intermediario de los CDR

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) pidió intervenir el móvil del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, porque ese teléfono, que no era el oficial con el que mantenía sus contactos institucionales, había sido utilizado por un supuesto intermediario de los CDR (Comités de Defensa de la República), la fuerza de choque del movimiento independentista, según fuentes que han tenido acceso a la resolución judicial que autorizó la escucha.

Seguir leyendo

De la toma del aeropuerto a la batalla de Urquinaona

Cataluña vivió en octubre de 2019 una ola de protestas violentas cuando el Tribunal Supremo hizo pública la sentencia condenatoria a 12 de los líderes independentistas del procés (los que no habían huido de España). Entre el 14 y el 20 de octubre, colectivos supuestamente anónimos como Tsunami Democràtic y los Comités de Defensa de la República (CDR) junto con partidos y entidades independentistas, tomaron las calles y se enfrentaron a los cuerpos policiales llenando, literalmente, de piedras y llamas el centro de Barcelona. 
El mismo 14 de octubre, minutos después de que se publicara la sentencia, miles de personas cortaron varias carreteras y llegaron andando hasta el aeropuerto de Barcelona-El Prat colapsándolo y obligando a cancelar 108 vuelos. Varias vías del tren fueron cortadas y hubo una verdadera batalla campal entre manifestantes y Policía Nacional y Mossos que se saldó con varios heridos.  
El martes 15 fue el turno de la Delegación del Gobierno en Cataluña. Alrededor de ella, varios manifestantes construyeron barricadas con contenedores en llamas y se enfrentaron a la Policía. Al día siguiente comenzaron las marchas —desde Girona, Vic, Tarragona, Tàrrega y Berga— de miles de personas que iniciaron un camino a pie hacia Barcelona con la idea de que el viernes 18 se paralizara la ciudad con una huelga general. Ese día, en la capital catalana la protesta se centró en la Consejería de Interior, adonde volvieron el fuego, las piedras y las cargas policiales.  El jueves 17 un grupo de extrema derecha españolista convocó a sus militantes para hacer frente a los CDR. De nuevo, la noche acabó con disturbios y enfrentamientos.
El día más intenso fue el viernes 18. La huelga general paralizó las ciudades y las carreteras quedaron cortadas mientras decenas de grupos, muy preparados, comenzaron lo que se acabó bautizando como La batalla de Urquinaona. La Via Laietana y la plaza de Urquinaona quedaron irreconocibles después de que los manifestantes levantaran las aceras y lanzaran adoquines a la Policía, que respondió con pelotas de goma. Por primera vez en la historia de los Mossos, la policía autonómica puso en marcha la tanqueta que lanza agua a presión para disuadir a los manifestantes. Tras La batalla de Urquinaona, los disturbios fueron bajando de intensidad.

Sé el primero en comentar en «El CNI espió a Aragonès por su relación con un intermediario de los CDR»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.