La migración irregular a Europa crece en todas las rutas, menos en la del Estrecho

La presión migratoria hacia Europa crece. En los primeros siete meses del año, la inmigración irregular ha aumentado en todas las rutas, con una única excepción: la del Mediterráneo Occidental, que conecta España con el norte de Marruecos y Argelia. Hasta finales de julio habían cruzado irregularmente las fronteras europeas 155.090 personas, un 86% más que en el mismo periodo de 2021, según Frontex, la agencia encargada del control de fronteras de la Unión. La crisis económica derivada de la pandemia, la crisis alimentaria que está provocando la guerra de Ucrania, los conflictos armados, las consecuencias de la crisis climática o el avance del fundamentalismo islámico son algunas de las causas que están empujando a miles de personas de África y Asia a salir de sus países con destino al continente europeo. Esta cifra de entradas irregulares en un primer semestre es un hito, y no se veía desde 2016, un año después de que se desatara la crisis de refugiados que provocó la guerra de Siria. Y mientras, los Veintisiete avanzan con mucha lentitud hacia el pacto de asilo y migración; un acuerdo que, precisamente, se intenta levantar desde hace años para dar respuesta a momentos críticos como aquel.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «La migración irregular a Europa crece en todas las rutas, menos en la del Estrecho»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.