Interior reduce en tres años a menos de la mitad el número de presos clasificados como peligrosos

El número de reclusos clasificado en primer grado penitenciario por su peligrosidad se ha reducido a menos de la mitad en poco más de tres años. De los 995 internos que había en el llamado régimen cerrado a finales de 2018, se ha pasado, a finales de septiembre, a 480, según los datos facilitados por el Ministerio del Interior en respuesta al Portal de Transparencia y actualizados por EL PAÍS en fuentes penitenciarias. La ley penitenciaria señala que esta modalidad de cumplimiento, la más severa, está pensada para “los penados calificados de peligrosidad extrema o para casos de inadaptación” a la vida penitenciaria y supone “un mayor control y vigilancia”, así como la imposibilidad de disfrutar de beneficios como los permisos. “La permanencia de los internos destinados a estos centros será por el tiempo necesario hasta tanto desaparezcan o disminuyan las razones o circunstancias que determinaron su ingreso”, añade la norma.

Seguir leyendo

Una cárcel dentro de la cárcel

Funcionarios de prisiones describen los módulos donde cumplen sus condenas los presos en primer grado como «una cárcel dentro de la cárcel» por regirse por normas mucho más estrictas que aquellos en los que están recluidos el resto de internos. La instrucción de Instituciones Penitenciarias que recogía el programa de tratamiento para estos reclusos también detalla las restricciones, actualmente en vigor, que se les aplica en el día a día a estos presos según se encuentren en los departamentos «especiales» o en los «cerrados». Los primeros son aún más rigurosos, aunque en ambos existen normas comunes. Así, todos los internos son cacheados cada vez que entran o salen de sus celdas, que a su vez es registrada diariamente. No se les permite tener en estas más que «la ropa y enseres mínimos necesarios para el uso diario». El tiempo de patio es menor al del resto de presos, aunque nunca podrá ser inferior a las tres horas. El resto de tiempo deben pasarlo en su celda, donde realizarán las tres comidas.   

Sé el primero en comentar en «Interior reduce en tres años a menos de la mitad el número de presos clasificados como peligrosos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy