La vida oculta del fugitivo David Ungi, armado hasta en casa

David Ungi iba armado hasta en su casa. Este británico de 30 años siempre llevaba encima una bandolera donde guardaba una pistola cargada, lista para abrir fuego. Lo hacía incluso en el interior de su domicilio en la localidad malagueña de Coín (22.147 habitantes) a la que solo daba acceso a su círculo más íntimo. Asociado con el narcotráfico, llevaba una vida anónima, sigilosa y de perfil muy bajo entre grandes medidas de seguridad. Era uno de los delincuentes británicos más buscados y el principal sospechoso del asesinato de un joven de 18 años en Liverpool en 2015. Se encontraba huido de la justicia, hasta que el pasado jueves 5 de mayo, cuando se inscribía al gimnasio de un centro comercial, fue arrestado por la Policía Nacional junto a otros tres compatriotas que lo habían ayudado a permanecer oculto. Los agentes encontraron en sus domicilios varias armas, 15 kilos de cocaína y 19 de hachís con envoltorio con la marca de El Chapo. Todos están ya en prisión.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «La vida oculta del fugitivo David Ungi, armado hasta en casa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.