La Generalitat asegura que Aragonès fue espiado más allá del estallido violento de otoño de 2019

La comparecencia de la directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban, este jueves en el Congreso, no solo no ha servido para calmar los ánimos de los independentistas catalanes por el caso de espionaje que han sufrido algunos de sus principales responsables y activistas, entre ellos el presidente catalán, Pere Aragonès. Además, ha agravado la indignación de Esquerra Republicana por las sospechas de que algunos de sus dirigentes, comenzando por el propio Aragonès, fueron espiados en el día a día de su actividad política institucional más allá de momentos clave para el orden público como el estallido violento de otoño de 2019, posterior a la sentencia del procés. Fuentes de la presidencia de la Generalitat sostienen que la vigilancia se extendió hasta enero de 2020, cuando Aragonès, en nombre de ERC, negociaba la investidura de Pedro Sánchez, que se celebró la primera semana de aquel año. No ha trascendido el momento concreto en que se iniciaron las escuchas, pero la ley prevé que tengan una duración inicial de tres meses prorrogables.

Seguir leyendo

Sé el primero en comentar en «La Generalitat asegura que Aragonès fue espiado más allá del estallido violento de otoño de 2019»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.