Yolanda Díaz se lanza a la búsqueda de la “mayoría social”

Nadie dejaba de preguntárselo, ni la familia, ni los amigos, ni la gente que la paraba por la calle, ni los compañeros de Unidas Podemos, ni sus socios de Gobierno, ni siquiera algún comisario europeo. “¿A qué estás esperando, Yolanda?”, la asaeteaban. El “proceso de escucha” de Yolanda Díaz se había hecho tanto de rogar que los más cáusticos ya lo presentaban como una especie de criatura mítica. Ahora, casi un año después de haber expresado la idea en público, la vicepresidenta segunda del Gobierno se lanza por fin a la aventura.

Seguir leyendo

Un momentáneo cierre de filas

La puesta en largo del proyecto de Díaz no llega precedida de las mejores noticias. Los problemas judiciales por un caso de presunto encubrimiento de abusos a menores han forzado a dimitir a la vicepresidenta valenciana Mónica Oltra, llamada a ser una de sus principales aliadas territoriales. Y luego, el batacazo de Andalucía. Díaz quiso subrayar desde el principio que ese no era el proyecto que ella concibe, pero se implicó mucho más en la campaña que en Castilla y León porque presentaba una novedad, la incorporación de Más País, por la que ella había combatido.  

Tras el revés andaluz, los partidos de Unidas Podemos, deseosos en su mayoría de que Díaz se ponga cuanto antes el traje de líder para revertir la tendencia descendente, han cerrado filas con ella. Lo hicieron muy rápido Izquierda Unida y los comunes -desde hace tiempo entregados a su estrategia-, que trataron de desvincular los resultados de la coalición Por Andalucía (un escuálido 7,68%, en una comunidad donde ese espacio político rondó muchas veces el 20%) del futuro proyecto de Díaz. “Es más necesario que nunca”, aseveró la portavoz federal de IU, Sira Rego, la mañana siguiente a los comicios. “Hay que abrir un nuevo tiempo que mire al futuro y para nosotros la próxima parada es el día 8 [la presentación de Díaz] Tienen que dejarse atrás las dinámicas del pasado”, ratificó el presidente del grupo parlamentario de UP, el catalán Jaume Asens, en alusión a los conflictos internos. El apoyo total de IU lo reiteró este sábado su coordinador general y ministro de Consumo, Alberto Garzón, quien señaló ante los miembros de su formación que el proyecto de Díaz, «representa muy bien el anhelo de las diferentes izquierdas por converger» y se mostró de acuerdo que «en este proceso el protagonismo no debe ser de los partidos políticos preestablecidos».

A la mejora de la relaciones con Podemos contribuyó que, al día siguiente de las elecciones andaluzas, la vicepresidenta se desmarcase del PSOE al hacer pública en redes sociales la propuesta de su grupo para incluir un impuesto a las energéticas y un cheque a familias en el decreto de medidas contra la crisis. La estrategia, más propia de Podemos que de Díaz, gustó al partido de Ione Belarra, a la vez que desataba las alarmas en La Moncloa. Fuentes de la formación afirman que la coordinación en las conversaciones de esos días para presionar por sus demandas ante el PSOE y la postura común frente a la cumbre de la OTAN -de rechazo, pero con un perfil bajo- han sido claves para mejorar la sintonía entre las ministras de Podemos y la vicepresidenta. Por primera vez en meses, Díaz acudió el lunes pasado, con motivo de la celebración del Orgullo, a un acto del Ministerio de Igualdad en compañía de Irene Montero, su titular, y de Belarra. 

Fuentes de Podemos repiten que esperan el “mayor éxito” del proceso que inicia el viernes la vicepresidenta. En el partido fundado por Iglesias les gustaría que Díaz anunciase claramente su candidatura a las generales, algo que, de momento, no figura entre los planes de esta, según fuentes de su entorno. La obsesión de los de Belarra es ahora mismo el PSOE, tratar de convencerlo de que sin un giro hacia políticas de izquierdas no va a ser posible, opinan ellos, reeditar el Gobierno de coalición. Y por ahí se ha restablecido la paz con Díaz, después de meses en que las dos almas de UP en el Ejecutivo parecían actuar por libre.  En este tiempo se han acumulado muchas heridas -ataques poco disimulados de Pablo Iglesias a Díaz, por ejemplo- y restañarlas no resultará nada fácil.

   

Sé el primero en comentar en «Yolanda Díaz se lanza a la búsqueda de la “mayoría social”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.